Go to content
El río y Rallarvegen, en Flåmsdalen, vistos desde el tren de Flåm
Mobiliario del patio en un día de verano, con el resto del Hotel Fretheim de fondo
Dos personas colgando de la tirolina de Flåm mientras descienden hasta Flåmsdalen
Dos personas en bicicleta a lo largo del río por Flåmsdalen, con un cielo azul y hierba verde
Varias personas en el muelle, junto a Flåm Bakeri, un bonito día de verano
Una señora haciendo una foto de Nærøyfjord desde la proa del Future of The Fjords
Aurlandsfjord con manzanos y ovejas

Lo mejor de Flåm en un día

Flåm dispone de actividades para todos los gustos. En ocasiones, incluso podrá resultarle difícil decantarse por una actividad u otra si solo dispone de un día. Por ello, hemos preparado un programa perfecto para usted. Disfrute de uno de los viajes en tren más bonitos del mundo, el ferrocarril de Flåm, atrévase a tirarse por la tirolina de Flåm y descubra de cerca la naturaleza espectacular de Rallarvegen y de Nærøyfjord. Por supuesto, también tendrá tiempo para degustar y conocer la fascinante cultura culinaria de la zona.

El Hotel Fretheim en Flåm, visto desde la rosaleda

07:30: el día en Flåm comienza con el desayuno

Empiece el día disfrutando de su desayuno en el Hotel Fretheim. Dispondrá de pan fresco y otros productos de la panadería Flåm Bakeri, beicon crujiente de Haugen Gardsmat y verduras frescas de Sogn Jord- og Hagebruksskule y Lærdal para mantener la energía durante toda la mañana llena de actividad.

Tras el desayuno, pasará a uno de los lugares más cercanos al hotel: el ferrocarril de Flåm. Lonely Planet y National Geographic lo han declarado uno de los viajes en tren más bonitos del mundo.

No olvide llevar calzado y ropa adecuados para seguirle el ritmo al día.

El ferrocarril de Flåm asciende hasta Berekvam, en Flåmsdalen

08:50: el ferrocarril de Flåm

El tramo del ferrocarril entre Flåm y Myrdal también se considera una de las mayores obras de ingeniería. El ferrocarril de Flåm, con poco más de 20 kilómetros de largo, tardó casi 20 años en completarse, desde 1923 hasta 1940. El 80 % del tramo tiene una pendiente del 5,5 % y nada menos que 20 túneles (uno de ellos incluso con una curva de 180 grados).

Tras 50 minutos, con parada incluida para hacer fotos en Kjosfossen, deberá bajarse del tren en Vatnahalsen, a 811 metros sobre el nivel del mar, justo antes de llegar a la estación de Myrdal.

Flåmsdalen a sus pies

Dos chicas listas para subirse a la tirolina de Flåm

10:00: La tirolina más larga de Escandinavia

Ahora ha llegado el momento de que suban un poco las pulsaciones. Desde la estación de Vatnahalsen, deberá seguir las indicaciones durante unos doscientos metros hasta llegar al inicio de la tirolina de Flåm. Desde el mirador, tendrá una vista panorámica de Flåmsdalen y de los extremos de la granja de Kårdal. ¡En un par de minutos, quedará suspendido de un cable y bajará volando!

Vale, es completamente normal que se le acelere un poco el pulso. Después de todo, esta es la tirolina más larga de Escandinavia (1381 metros), con una velocidad máxima de 100 km/h, aproximadamente.

¿Sabía que la tradición de la tirolina era común en las granjas de los fiordos mucho antes de que esta se convirtiera en una actividad popular y cargada de adrenalina? Antes se usaba para transportar mercancías, heno, queso e incluso animales desde y hasta las granjas.

Un rebaño de cabras delante de Rallarrosa Stølsysteri

11.00: un merecido descanso en la montaña

Una vez en Kårdal, con los pies en el suelo, le recomendamos que tome asiento en una de las mesas situadas entre las construcciones agrícolas. Comparta sus experiencias y relájese con unas tortitas noruegas o sveler con queso marrón de cabra de Rallarrosa Stølsysteri. Hay nuevas experiencias a la vuelta de la esquina.
Rallarrosa Stølsysteri abre de junio a septiembre. En la cafetería, puede encontrar de todo, desde tortitas noruegas o sveler y queso marrón hasta yogur de leche de cabra.

Dos ciclistas por Rallarvegen, en Flåmsdalen

11.30: Flåmsdalen de cerca en bici

Una vez hayan resuelto quién ha bajado más rápido por la tirolina, recogerán las bicicletas y los cascos que han reservado en la tirolina de Flåm.

En su regreso a Flåm, pasará por el último tramo de Rallarvegen, y, por supuesto, lo hará en bici. La mayor parte del camino es cuesta abajo, así que solo tendrá que disfrutar de las vistas al río azul, a las pequeñas cascadas, a los diminutos corrales, al terreno verde de la ladera… ¡Y no olvide tener cuidado con las cabras que encuentre por el camino! Mientras avanza, piense en las personas que vivieron entre los peñascos que hay bajo las empinadas laderas hace varias generaciones.

Al aproximarse al fiordo, llegará al casco antiguo de Flåm. Haga una parada y compruebe si la iglesia de Flåm, que data de 1670, está abierta. Los murales de arte naíf, que posiblemente datan de principios del siglo XVIII, son totalmente únicos. Entre otros elementos, podrá ver animales como leones y ciervos, así como edificios religiosos con cúpulas que no desentonarían si estuvieran un poco más al este.

Los turistas disfrutando al sol en la terraza de la panadería Flåm Bakeri

13:00: almuerzo de Flåm Bakeri

Una vez en Flåm, devolverá la bici y podrá dar un paseo hasta la panadería Flåm Bakeri. ¡Es hora de comer! Compre un sándwich o un bocadillo, un zumo de frutas locales de Sognefjord, y, si quiere, algo dulce para acompañar. ¡Los rollitos de canela están de muerte! Flåm Bakeri es una pequeña panadería artesana en la que trabajan panaderos que aman su oficio y elaboran todo tipo de productos. El pan ya lo ha probado en el desayuno.

Le recomendamos que se lleve la comida a la costa y que se siente allí a disfrutar de ella. Seguro que tendrá mucho de que hablar. Luego, podrá volver a la habitación del hotel para darse una ducha rápida y cambiarse de ropa.

Es la hora de que disfrute de una naturaleza aún más maravillosa. Súbase al barco eléctrico en el muelle y tome asiento en la proa o en la cubierta del barco. El viaje en barco hasta Gudvangen dura dos horas, una para salir de Aurlandsfjord y otra por Nærøyfjord.

Una mujer en la cubierta haciendo una foto de Nærøyfjord con su móvil

15:00: crucero por el fiordo en una zona Patrimonio de la Humanidad

No es de extrañar que Nærøyfjord y sus alrededores estén incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Intacto, virgen y precioso, con laderas impresionantemente inclinadas, con imponentes cascadas y pequeñas comunidades rurales y granjas en las que se elaboran productos locales. ¿Puede haber una manera más relajante de disfrutar que a bordo de un crucero por el fiordo, navegando en uno de los premiados barcos Future of The Fjords o Vision of The Fjords, que funcionan con electricidad y surcan el fiordo en silencio? Una barandilla de 400 metros en el exterior, y su exquisito interior de estilo escandinavo con ventanales que van desde el suelo hasta el techo le garantizan unas magníficas vistas independientemente de donde esté.  

El barco híbrido Vision of The Fjords, visto desde atrás mientras navega por Nærøyfjord

Nærøyfjord intacto

Justo después de Undredal, podrá divisar Stigen gård en la ladera de la montaña. La granja recibe este nombre (Stigen) porque antes había que subir por una escalera para llegar allí (el término stige en noruego significa “escalera”). ¿Quiénes se asentaron aquí? En la actualidad, es un hotel en régimen de alojamiento y desayuno para la temporada de verano, y sus 14 camas ya están reservadas para los próximos dos años. ¡Quizás para su próxima visita…!

Una vez llegue a Gudvangen, subirá al autobús de enlace, que le llevará de vuelta a Flåm en 20 minutos.

Al llegar a Flåm, dispondrá de tiempo para descansar en su habitación antes de que esté lista su mesa en el restaurante. Y, si quiere, también podrá tomar un aperitivo en el bar del vestíbulo antes de cenar. Ha llegado el momento de probar algunos de los maravillosos productos locales desde este fantástico paisaje.

Un plato vegetariano decorado con flores en el Restaurante Arven del Hotel Fretheim

19:00: cena en el Restaurante Arven

El Hotel Fretheim y el Restaurante Arven tienen unos fuertes vínculos con la región y con el amor por los buenos ingredientes. Este restaurante se centra principalmente en ofrecer productos locales y de temporada. Independientemente de lo que elija del menú a la carta, todos los platos están elaborados con ingredientes de temporada que se han producido durante su estancia y de la manera más local posible, así como con alimentos orgánicos, en la medida de lo posible. ¿Qué puede ser más orgánico que un cordero que se ha pasado toda su vida en las montañas, incluso aunque no cuente con una etiqueta ecológica?

Las cabras han sido y siguen siendo un importante recurso en Aurland, por lo que es probable que encuentre productos caprinos en muchos de nuestros platos. Es posible que haya queso blanco de cabra en la ensalada o un flan de queso de cabra de postre. Pero eso sí, deje el escepticismo a un lado. Nuestros chefs saben lo que hacen.

Flåm, visto desde el fiordo en un bonito día de verano

21:00: cerveza local en Ægir Bryggeripub

Aún no es el momento de dar las buenas noches… Lo crea o no, Flåm tiene mucho más que ofrecer, incluso aunque solo tenga 350 residentes permanentes. Si ya ha visitado la costa, seguro que habrá visto la edificación de estilo vikingo. Le recomendamos que termine la noche en este lugar.

Ægir Bryggeripub cuenta con una amplia selección de cervezas elaboradas en cervecerías artesanales, y, por supuesto, las opciones locales propias de Ægir son de las mejores de la lista. Elija su favorita o pruebe una selección de ellas.

Hotel Fretheim, rodeado de altas montañas y árboles

23:00: alójese en este entorno histórico

Si ya ha tenido suficientes emociones por un día, puede relajarse en el confortable bar del vestíbulo del Hotel Fretheim. Y si el clima acompaña, disfrutar de la noche de verano en el jardín también es una estupenda opción.

Sin duda, ha sido un día ajetreado. Por la mañana le esperan más experiencias en la preciosa zona occidental de Noruega. Quizás vaya hasta la comunidad montañosa de Myrkdalen para hacer senderismo o bien para hacer una ruta en bici. 

Es el momento de dar las buenas noches y de disfrutar del silencio de este hotel histórico. Quizás haya reservado una habitación histórica en la que podrá imaginar la época en la que se alojaban en el hotel lores ingleses que venían a pescar salmón. Que descanse. Por la mañana le estará esperando otro desayuno.