Las estaciones en los fiordos

Las estaciones en los fiordos

El año noruego presenta cuatro estaciones, cada una con atractivos exclusivos. Las montañas y los fiordos son impresionantes en cualquier época y no se los puede perder.

Invierno

Los meses de invierno son diciembre, enero y febrero. En diciembre, celebramos la Navidad con antiguas tradiciones y platos típicos, y todo el mes se dedica a los preparativos para las celebraciones. Enero y febrero son los meses más invernales, con brillante nieve y temperaturas bajo cero. Es una época del año preciosa, con una luz azulada, montañas cubiertas de nieve y cascadas heladas. Basta con algo de ropa de abrigo para disfrutar de una excursión de esquí o jugar en la nieve. Después, puede acomodarse delante de la chimenea con una taza de chocolate caliente y unos bollos.

Primavera

Los meses de primavera son marzo, abril y mayo. Los días se hacen más largos y luminosos. La nieve se derrite, las aves migratorias regresan y empiezan a aparecer las primeras flores. Mayo es el mes más bonito. Las colinas están verdes y frescas, los corderos juguetean, hay cascadas de agua que descienden por las laderas de la montaña y el sol brilla sobre los picos cubiertos de nieve. Abajo, junto al fiordo, los campos están verdes y los árboles frutales florecen. Todos se engalanan para celebrar el Día de la Constitución el 17 de mayo con desfiles, música, helados y refrescos.

Verano

El verano consta de los meses de junio, julio y agosto. Los días son más largos que nunca y las largas tardes soleadas son perfectas para barbacoas y diversión al aire libre. Las vacaciones escolares comienzan en junio y se prolongan hasta mediados de agosto. Para la mayoría de personas, julio es el mes de vacaciones, mientras que en agosto empiezan los preparativos para la vuelta al colegio y al trabajo.

Otoño

La estación otoñal corresponde a septiembre, octubre y noviembre. Es la oportunidad de visitar las montañas y disfrutar de los colores de los preciosos días de otoño. Es una época de hojas de color dorado, bayas, setas y aire puro y limpio. Es el momento de recolectar la fruta y la verdura. En octubre, con el otoño en su apogeo, los días empiezan a acortarse. En noviembre el invierno empieza a ganar terreno con la primera nevada, y llega el momento de encender la chimenea y de los entretenimientos bajo techo.

Véase también